Seguro que todos nosotros nos hemos extrañado cuando hemos escuchado nuestra voz grabada, solemos pensar “¡Eh, esa no es mi voz!”. ¿Por qué pensamos eso?

Al margen de la calidad del sistema de grabación que utilicemos, este curioso efecto acústico tiene una explicación. Cuando hablamos y escuchamos nuestra voz en realidad estamos escuchando dos sonidos diferentes: Una parte de nuestra voz la escuchamos propagada por el aire, que llega hasta nuestro oído. La otra parte viaja a través del cráneo, que, por sus propiedades acústicas, amplifica las frecuencias más graves. Este segundo sonido se transmite por la cabeza directamente al oído interno.

Podéis hacer un sencillo experimento para anular una de esas voces: tapaos los oídos y hablad. Escucharéis vuestra voz mucho más grave de lo normal. Esto es porque sólo estamos escuchando la parte amplificada por el cráneo.

Por lo tanto, cuando hablamos a un micrófono para grabar nuestra voz, estamos anulando esa componente de voz grave amplificada por el cráneo para escuchar únicamente la transmitida por el aire. Esta voz (más aguda que la que escuchamos nosotros) es la que realmente percibe la gente que nos oye hablar.

Fuente original : http://lavacaesferica.com/2011/10/%c2%bfpor-que-nos-parece-rara-nuestra-voz-grabada/

Tags:

Deja un comentario

tyche tech